plaza garaje

¿Puedo vender mi plaza de garaje a alguien que no pertenezca a la finca?

En principio, una plaza de garaje es un inmueble asociado a la correspondiente vivienda, con lo que según la ley no podríamos venderla disociada de nuestro piso. Un garaje no se considera finca registral independiente y como consecuencia no se podría vender una plaza de garaje si no es junto con el piso o vivienda , es decir, es parte integrante de la casa.

Pero esto no absoluto, si deseamos vender una plaza de garaje individualmente, la primera acción sería segregar la plaza como un inmueble independiente como se indica en la LPH (Ley de Propiedad Horizontal)

El en año 2013, se hizo una reforma de la ley es la que se nos indica que se necesitará autorización administrativa siempre, además requerirá el acuerdo de la junta de la comunidad de vecinos por las tres quintas partes de propietarios según su cuota de participación.

plaza garaje 1

Por tanto, si hacemos esto previamente, sí que vamos a poder vender nuestra plaza de garaje como inmueble independiente, solamente son necesarios esos tres de cada cinco votos y que la facultad de segregación se recoja en los Estatutos de la comunidad previamente.

En el caso de que este prevista la enajenación del trastero o de la plaza de garaje en los estatutos, se puede hacer sin la necesidad de obtener la autorización de la junta de propietarios, lo que sí que habrá que hacer es prorratear las cuotas mensuales, separando la cantidad que corresponde al piso o vivienda con la que corresponde a la plaza de garaje o trastero.

Si todo esto no estuviese previsto en los estatutos de la comunidad, es totalmente necesaria la aprobación en junta, ya que si no tenemos esa aprobación, el garaje o trastero no podrán ser registrados por el Registro de la Propiedad y según la ley, el vendedor seguiría siendo el verdadero propietario con lo que tendría que asumir todos los gastos comunitarios.

plaza garaje 2

Esto quiere decir que va a tener que pagar las cuotas de la comunidad correspondientes, tanto las ordinarias como las derramas o extraordinarias, es decir, a todos los efectos la segregación no se ha producido. Es conveniente saber que cualquier propietario de un inmueble puede arrendar o incluso ceder su uso a un tercero cualquiera sin autorización de la Junta y aunque esa venta no se hubiese aprobado por los vecinos, la comunidad no puede negar a la persona que la haya comprado su uso legítimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *